Translate

jueves, 22 de mayo de 2014

Algunos apuntes tomados al observar a las bestias en sus fugaces apariciones (pinchar aquí para verlo completo)



Este dibujo fue tomado rápidamente al observar como, al lado de un árbol, se posaba un grifo cansado de volar porque no podía encontrar ese lugar donde su presencia no sorprendería a nadie.




Este otro dibujo fue tomado en Soria al despertarme (aunque ahora, al verlo, no estoy tan seguro de haberlo hecho...)y mirar a la calle a través de la ventana de la casa. Pude observar como lo visible se tornaba invisible y viceversa  Creo que  existe un dibujo posterior a todo color.





Este otro dibujo fue realizado al sentarme, durante una caminata por los campos de Soria, para descansar unos minutos. Entonces vi aparecer frente a mi a un lagarto que caminaba pausadamente y que me miraba de reojo con cierta retranca. Tras pasar frente a mí, desapareció entre unas piedras.




Y como saliendo de la nada, apareció la serpiente, que se dejó caer en la terraza de una casa para posteriormente mutarse en vecino asomado a la misma. Desde ella pudo observar, condescendientemente, al pajarito que en ese momento se desplazaba volando hacia su nido.






El único árbol que daba sombra se secó y, desde entonces, ninguna sombra de ser humano se ha vuelto a acercar a él posiblemente por temor a secarse también. 
Sólo una paloma torcaz y una mariposa han establecido una relación simbiótica con su esqueleto.






Esta es la imagen que puede ofrecer –de forma fugaz, por supuesto– el "homo depredatus homo", también conocido como "prestamista usurero" o simplemente "banquero financiero", y llamado en determinados ambientes "tiburón de las finanzas"
No siempre es fácil observar su metamorfosis, que suele producirse cuando cree no ser visto por nadie y ha encontrado una presa de la que alimentarse.
El presente dibujo fue tomado por el autor cuando dicho ser de mutó de forma imprevista de hombre al aspecto que veis durante la firma de un préstamo hipotecario en un espacio llamado "entidad financiera".






Este otro ser fue dibujado unos días después en una entidad bancaria  cuando mutó de banquero a "homo depredatus homo" en el mismo instante en que firmaba una orden de desahucio para una familia que no podía hacer frente a su hipoteca.
Esta es otra de las apariencias que puede adoptar el mismo ser descrito más arriba...






A veces, en los suburbios de algunas ciudades, las fotografías de los carteles pegados en los muros se pueblan de las sombras de  imágenes que estuvieron allí expuestas. Son puertas donde se asoman, para observarnos sin ser vistos, algunas de esas bestias sin nombre que pueblan nuestros sueños colectivos.





Esta otra imagen fue realizada en París, cuando pude observar entre los edificios históricos que se levantan por doquier, a un joven que en una terraza intentaba asir a una serpiente enmascarada.
Luego supe que era famosa por saber mucho de Historia. 
El joven quería que la serpiente le susurrara al oído algunas de las claves que le pudiera ayudar a entender aquello que le rodeaba.






La amfisbena es, según el Diccionario Infernal de Collin de Plancy, una serpiente con dos cabezas y dos colas, aunque no siempre podemos verla así, ya que hasta nuestros días nunca se había podido ver ninguna. Sin embargo pude dibujar ésta tras observarla a placer cuando salió de una casa como ser humano y al llegar al claro de un bosque, se transformó en su ser natural. Aunque no pude  dibujarlo como ser humano ya que salió corriendo y se subió al autobús que salía en ese momento hacia el centro de la ciudad.







Este otro ser observado en una isla volcánica se denomina "pájaro montoro", debido a su extraordinario parecido con un personaje que es / ha sido / será / ministro de las españas. 
Suele atacar este ser con un aguijón a aquellos que considera más débiles que él para quitarles, sin llegar a matarles del todo, aquello que les proporciona sustento y que para él es su vida, ya que lo transforma en poder. 
Fue dibujado cuando fue avistado por el autor tras acabar éste con una copiosa comida regada con abundante jugo de uva fermentada, y despertarse sobresaltado cuando le escuchó graznar y verlo en un montículo oteando a posibles presas.








En París, una tarde de verano del mes de agosto, fue dibujado un cuervo –conocido por algunos como "cuervo de París"– y que portaba en su pico las ilusiones de un pobre poeta que, al dormirse, dejó abierta su inspiración. 
Esta se le escapó volando, mutada en sierpe con alas. El cuervo la capturó y procedió a comérsela en la puerta de entrada de un jardín, cercano éste a la citada ciudad de París.






Imagen realizada en el paseo marítimo de una ciudad de una isla volcánica del océano atlántico una tarde del mes de agosto de 2014.
Repentinamente una roca de la isla se trocó en fantasma para asustar a una gaviota que se había posado en ella con la intención de defecar el pescado que había engullido previamente unas horas antes, obligándola de este modo a volver a alzar el vuelo y hacer que sus heces cayeran en medio del mar.



6 comentarios:

  1. muy bonico, deseando ver más bestias!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho Jenaro, particularmente cuando el"bicho" se insinua por medio de su sombra.
    Sugerir mas que mostrar, un arte que ud. domina tanto en los dibujos como en los textos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Pablo... las Bestias que nos acechan lo hacen a través de sombras. Si fuéramos capaces de ver su verdadera naturaleza nos espantaríamos.

      Eliminar
  3. Muy buenos los últimos trabajos. ¡ a seguir maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo! Me alegra saber que te gustan. Tu opinión es valiosa para mi.

      Eliminar